La depresión. Sálvate de tu soledad

depresión-psicologiaLa depresión es una de las enfermedades más comunes de nuestros tiempos. Hemos encontrado un artículo muy interesante sobre la depresión escrito por la  Dra. Leslie Becker-Phelps, psicóloga clínica, en el que nos anima a ayudarnos a nosotros mismos a sentirnos conectados y, quizás, más felices a través de breves consejos prácticos.

vía Psychology Today
texto traducido y adaptado

Hay demasiadas personas en este mundo que se sienten solos, sin importancia. Es algo inherente a la depresión con la que las personas de todo el mundo luchan (aunque las tasas de depresión difieren según el país).

La realidad paradójica es que si usted se siente solo, abandonado o rechazado por el mundo en general, estás en buena compañía.

No estas solo en tu deseo de ser realmente visto y aceptado. Cuando la gente se siente invisible o rechazada, duele. Muchas personas se sorprenden al descubrir que se sienten más solos cuando están cerca de los demás.

Tal vez miras la TV con otros, cenas en compañía, chateas con amigos. Así que, ¿qué más se puede pedir? La mejor pregunta que debes hacerte es si sientes que los que te rodean realmente te entienden y aceptan. ¿Realmente les importo? Con toda probabilidad, si tu respuestas es sí, entonces quizás no te sientas tan solo. Pero al no reconocer o aceptar lo que eres, compartir espacio con ellos sólo pone de relieve cuánto de solo o fuera de lugar te sientes.

La mayoría de la gente se siente solo a veces, y es una sensación dolorosa que generalmente sobrelleva como puede. Pero cuando el sentimiento te embarga y define tu experiencia de ti mismo, entonces puede ser aplastante. Sin embargo, puedes comenzar a salir de debajo de ella mediante el reconocimiento de que los demás también se sienten así.

No hay duda de que has oído historias o hablado con personas que han luchado por no sentirse solos. Si miras en los rostros de las personas que interactúan contigo, puedes ver que tu verdadero yo están oculto en algún lugar lejos en el interior. Especialmente durante las vacaciones de Navidad, cuando las tiendas y los medios de comunicación estallan con colores brillantes y música alegre, lo que a muchas personas les resulta mucho más difícil esconderse de su sensación de soledad. Y así como quizás sientas empatía por ellos y quieras que se sientan más felices, también merecen la misma consideración que tu.

Te mereces un sentido de conexión y pertenencia.

Puedes optar por mirarte a ti mismo como lo haría otra persona, practica tener empatía por la situación del otro. Si lo haces, es probable que todavía sientas un tirón en el interior que haga aislarte más. Puedes ayudarte a ti mismo mediante el uso de la memoria y la imaginación. Piensa en un momento en que sentiste al ser amado. Imagínalo con tanto detalle como puedas recordar. Luego permítete volver a experimentar esa sensación y siéntela. Disfruta de la calidez interior que sientes.

También puedes crear oportunidades para la conexión al optar por estirarse un poco. Piensa en lo que has disfrutado al compartir actividades con los demás. Incluso si te resulta difícil, opta por hacerlo de todos modos. Esto podría significar hablar con la familia por teléfono, hacer planes para encontrarte con un amigo para el café de la mañana, o simplemente dar un paseo entre la multitud. No será fácil, pero te sentirás mejor por el esfuerzo realizado.

De la misma manera que intentamos tapar nuestros ojos de la luz del sol cuando venimos de la oscuridad, también evitamos la conexión con los demás. Pero al igual que la luz del sol y su calor nos sientan bien mientras nos adaptamos a ellos, la “luz y el calor” de la conexión con los demás también nos harán sentir mejor con el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *