Cada día es un regalo y no un derecho dado (Nickelback)

Introducción a la AUTOESTIMA

por Marta Turroja Serra

Introducción
Nadie de nosotros desconoce qué es la autoestima; se trata de una palabra que a menudo escuchamos e incluso utilizamos en diálogos de todo tipo. En nuestro cerebro hemos construido un significado para la autoestima, y no sólo eso, sino que además asociamos la baja autoestima a algo negativo.

Este artículo, pretende ser un pequeño espacio de reflexión; para conocer con mayor exactitud las características de la autoestima y subrayar la importancia de poseer una autoestima adecuada.

¿Qué es eso tan misterioso?
No se puede tocar, no se puede ver;
pero sabes que está allí.
Es tu autoestima.

 

Autoestima: el concepto
Para entender el significado de este concepto nos ayudará fijarnos en su etimología. La palabra autoestima se puede dividir en dos términos; en primer lugar el prefijo auto, de origen griego y que significa por si mismo; y en segundo lugar la palabra aestima, que procede del latín, del verbo aestimare y que se traduce por evaluar, valorar o tasar. Así pues, podríamos entender la autoestima como la valoración que realizamos de nosotros mismos.

Definir la autoestima no es sencillo, pero es importante saber que para disfrutar de una buena autoestima debemos apreciarnos y aceptarnos. Implica necesariamente tener confianza en uno mismo, percibirse merecedor de felicidad y competente para afrontar los desafíos de la vida.

Para simplificarlo podríamos pensar que la autoestima se compone de dos aspectos:

  • Eficacia personal: Confianza en las capacidades y habilidades para adaptarse a los cambios, progresar, tomar decisiones, solucionar dificultades, pensar y aprender.
  • Respeto a uno mismo: Apreciarse y mostrar una actitud positiva hacia la propia persona, sintiéndose merecedor de la felicidad.

Llegado este punto y antes de continuar, podríamos desarrollar una pausa y realizando un ejercicio de evaluación personal.

Piensa sobre tu autoestima y responde mentalmente a esta pregunta:

¿Dónde se sitúa mi nivel de autoestima? Asígnale una puntuación entre el 0 (nada de autoestima) y el 10 (máxima autoestima). El resultado que se obtenga es orientativo. Las personas seguras y satisfechas sobre su autoestima acostumbran a valorarse por encima del 5 y por debajo del 9.

Niveles de autoestima

El valor que cada sujeto se otorga es de vital importancia para el propio bienestar. Un juicio poco realista, ya sea por defecto o por exceso, será perjudicial para el individuo.

Las sujetos con baja autoestima suelen mantener un discurso negativo sobre si mismos, no confían en sus posibilidades, califican sus acciones por debajo de lo normal y prestan atención casi exclusivamente a los defectos. El conjunto de estos pensamientos repercute en las actuaciones cuotidianas lo que ayuda a generar reiteradas decepciones que mantendrán el ánimo decaído.

Tampoco resulta deseable un grado de autoestima excesivamente elevado. Las personas con una autoestima muy alta aparecen a ojos de los demás como gente arrogante y engreída. En consecuencia, sus relaciones sociales se ven afectadas por esta percepción. No existe nadie perfecto, de modo que sería erróneo considerar que somos sujetos excepcionales en todos los ámbitos y competencias.

Deberíamos trabajar para construir una autoestima ajustada a la realidad, es decir, que esté acorde con nuestras capacidades y habilidades, y que a su vez conozca de nuestros defectos.Me gustaría terminar este escrito recordando una frase de Nathaniel Branden:

“La autoestima es la reputación que tenemos de nosotros mismos”