Por muy lejos que el espíritu vaya, nunca ira mas lejos que el corazón (Confucio)

¿Cómo detectar el TDAH?

hiperactividadCómo ya comentamos en un anterior artículo, el trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad se caracteriza por la presencia de tres síntomas típicos: déficit de atención, hiperactividad e impulsividad que se pueden presentar con predominio de uno de ellos o combinados.

Los profesionales sabemos que hay unas señales que debemos detectar que pueden hacer pensar de la existencia del TDAH: el bajo rendimiento escolar por debajo de las posibilidades del niño, a pesar de sus capacidades y el presentar problemas de conducta importantes que no se asocian a su edad ni su ambiente social y familiar. A esto hay que excluir la posibilidad que el niño padezca otros trastornos, como deficiencias físicas visuales o auditivas u otros trastornos con síntomas similares al TDAH y que pueden dar a confusión de diagnóstico.

Pero, como padres, ¿cómo podemos advertir que nuestro hijo tiene TDAH? Aquí te damos algunos puntos que pueden ser de interés para la detección precoz desde casa.

El déficit de atención se puede detectar cuando:

  • Se distraen fácilmente con cualquier cosa irrelevante, sin importancia. No prestan atención a detalles importantes.
  • No son capaces de mantener la atención ni pueden concentrarse durante un tiempo normal
  • Cambian de actividad fácilmente sin finalizar la anterior porque se cansan o se aburren
  • No siguen instrucciones ni completan tareas
  • Se olvidan de las cosas cotidianas constantemente. En el colegio se dejan la agenda o la carpeta, necesarios para hacer las tareas
  • En el colegio, no centra su atención lo que supone un descenso de las cualificaciones y, consecuentemente, de la motivación, incluso en asignaturas dinámicas o fáciles. La opinión del profesor ante la inatención suele ser que el niño no se esfuerza lo suficiente aunque podría dar más de sí, si quisiera.

La hiperactividad-impulsividad se puede detectar cuando:

  • Hay inquietud y agitación constante, ¡¡un terremoto!!. No son capaces de estar sentados
  • Actúan de manera descontrolada en situaciones en las que es inadecuado (saltar, correr, etc.). Se mueven de manera innecesaria para alcanzar un fin determinado
  • Responden de manera impulsiva, antes de haber acabado de formular la pregunta o antes de entender lo que se les plantea
  • No pueden esperar o respetar el turno de palabra
  • Tratan de solucionar los problemas de manera rápida sin pensar si es la solución correcta
  • A menudo, responden demasiado pronto a las preguntas que formula el profesor
  • Los compañeros suelen evitar hacer trabajos en grupo con él, ya que siempre es el que presenta los trabajos de manera más sucia o se olvidan de las cosas necesarias para el bien del grupo
  • Como no respeta las normas, los compañeros no suelen querer jugar con él porque infringe las normas establecidas