Creo para comprender y comprendo para creer mejor (San Agustin)

5 factores para elegir pareja

Elegir pareja es algo en lo que todos, tarde o temprano, acabamos pensando. ¿será ésta la persona con la que estaré toda la vida?¿será él el padre de mis hijos?¿nos entenderemos?. Adriana Gutiérrez, psicóloga mejicana, nos habla de 5 factores que pueden influir a la hora de elegir pareja.

por Adriana Gutiérrez
Psicóloga. México

parejaElegir pareja es un proceso por el cuál todos hemos pasado en algún momento, sin embargo a pesar de que lo hemos experimentado no sabemos con exactitud de que manera se da o que influye para escoger a una persona para compartir parte de nuestra vida.

Debido a que es un proceso influyen 5 factores específicos en esta elección de los cuáles vamos a hablar en esta ocasión:

1. El primero es la proximidad. Esta palabra hace referencia al contacto o cercanía que tenemos con determinada persona. Es el principal factor ya que, al estar en constante contacto, nos brinda la oportunidad de conocerla más y de convivir. Sin este factor, los siguientes no serían posibles.

2. Posteriormente el atractivo es el factor en juego. Cuando decimos atractivo hacemos referencia a lo visual, a la parte física. Es importante que la persona nos guste y nos llame la atención para tomar la iniciativa de convivir más con ella.

Hasta este momento los dos factores anteriores nos van adentrando y llevando a seguir en este proceso de elegir pareja, al parecer todo va excelente ya que a parte de que te gusta la persona tienes la oportunidad de estar próxima a ella y seguir conviviendo pero eso no es todo para que te decidas a elegirla.

3. Aquí entra en juego la similitud, que hace referencia a las características en común que comparten dos personas. En este caso, en la búsqueda de pareja deseamos que esa persona tenga los mismos gustos o al menos muy parecidos, ideas y nivel educativo semejantes. Un punto importante que hay que tener en cuenta es que, principalmente, la semejanza de ideas es un factor esencial para mantener la armonía en una relación de pareja.

4. La reciprocidad es una correspondencia mútua de una persona con la otra. Este factor es importantísimo ya que, aunque la persona te guste mucho y comparta gustos e ideas semejantes, si no muestra el mismo interés o no tiene las mismas actitudes que tú difícilmente la escogerás, al contrario si observas que todo es mutuo aumentara el deseo hacia el otro y va a precipitar el enamoramiento.

5. Finalmente el último factor, pero no por eso el menos importante, es la complementariedad. Esto hace referencia a las características que esa persona tiene y tú no pero en lugar de molestarte o incomodarte te van a completar lo cuál te hará sentir bien. Un ejemplo de esto es cuando un miembro de la pareja es un poco callado y el otro muy hablador. Esto los complementa ya que si fueran iguales no se escucharían o al contrario no hablarían mucho lo cuál los llevaría al aburrimiento.



III Symposium de Lectoescritura 2015

symposium lectoescritura 2015Un año más, el Instituto Superior de Formación Psicopedagógica (ISFOP) y el Instituto de Postgrado y Actualización (IPAK-PSIKOLAN) organizan el III Symposium de lectoescritura, en torno a los temas de lectura y escritura, al compromiso que en su día adquirimos de ofrecer formación actualizada sobre investigación y práctica de la lectoescritura.

  • Fecha: 25 de abril de 2015
  • Lugar:
    Salón de Actos del Colegio Nuestra Señora de Begoña (Jesuitas Indautxu)
    c/ Doctor Areilza, 32 (Entrada por Alameda Urkijo Kalea, frente al nº 74). Bilbao
  • Modalidades: presencial y online
  • Inscripciones según modalidad: ver el siguiente enlace inscripciones

Es sabido que la lectura y la escritura se conforman como ejes centrales alrededor de los cuales se articulan los aprendizajes. Los alumnos con baja competencia lectora se hallan abocados a un currículum irregular, a una merma en las oportunidades profesionales, laborales, de ocio, de cultura, etc. aún más, la propia actividad escolar se torna ardua y dificultosa para quien no posee dichas competencias.

En este III Symposium de lectoescritura, conscientes de la importancia de contar con lectores competentes, hemos querido aportar investigaciones y metodologías que garanticen, en la medida de lo posible, un mejor aprendizaje lector para, en etapas posteriores, dar continuidad y amplia funcionalidad a dicho aprendizaje.

La etapa de atención temprana, la familia y el centro escolar cobran especial relevancia en esta tarea al ser importantes ámbitos en los que se germina y ha de cultivarse el interés y la pasión por la lectura asumiendo así, de forma consciente o no, una especial responsabilidad.

Por otra parte, como es de sobra conocido, los alumnos con altas competencias lectoras tienen en su haber la oportunidad no sólo de seguir un currículum con menores dificultades abriéndose paso hacia oportunidades labores y profesionales más amplias, sino lo que es más importante aún tienen ante sí la posibilidad de vagar apasionadamente por mundos, vivencias y pensamientos en los que otros se sumergieron.

Contamos de nuevo, para este III Symposium de lectoescritura, con profesionales altamente cualificados quienes, desde distintos ámbitos, nos proporcionarán pautas y criterios sobre como contribuir a la forja de lectores competentes para quienes la lectura no sólo sea un medio fácil de adquisición de aprendizajes sino que constituya igualmente un acicate para el disfrute en la propia actividad lectora. Entre los ponentes a este III Symposium de lectoescritura se encuentran Gerardo Aguado, Juan Cruz Ripoll, Estela D’Angelo, Mar Romera y Lucía Etxebarría

Más información en la web del Symposium: III Symposium sobre Investigación y Práctica de Lectoescritura



Tratamiento de la depresión: ¿psicoterapia o medicación?

por Stuart Bradford, en NYTimes

Hasta hace poco, muchos expertos creían que el médico podría literalmente recetar cualquier antidepresivo o derivar a un tipo de psicoterapia al azar. Con algunas excepciones clínicas, hay poca evidencia a favor de que haya un tratamiento de la depresión generalizado mejor para todo tipo de pacientes. Cada persona deprimida tiene una particularidad concreta y a pesar de tener estudios sobre tratamientos psicológicos eficaces (como la Terapia Cognitivo-Conductual), se deben tener en cuenta muchos factores para dar con el tipo de terapeuta y la terapia adecuada, porque es posible que la psicoterapia no sea suficiente.

Depresión psicologíaAunque el santo grial de la terapia personalizada – ya sea con psicofármacos o psicoterapia – ha demostrado ser difícil de alcanzar, recientemente hemos aprendido mucho sobre los factores individuales que podrían predecir una mejor respuesta a un tipo de tratamiento sobre otro.

La Dr. Helen Mayberg, profesora de psiquiatría de la Universidad de Emory, recientemente ha publicado un estudio en Archives of General Psychiatry que identifica un biomarcador potencial en el cerebro que podrían predecir si un paciente deprimido respondería mejor a la psicoterapia o a la medicación antidepresiva.

El uso de escáneres PET, se asignó al azar a un grupo de pacientes con depresión, unas 12 semanas de tratamiento con el antidepresivo Lexapro o SSRI a la terapia cognitivo-conductual, que enseña a los pacientes a corregir su pensamiento negativo y distorsionada. En general, alrededor del 40% de los sujetos deprimidos respondió a cualquiera de los dos tratamientos.

Pero la Dr. Mayberg encontró diferencias cerebrales sorprendentes entre los pacientes que hicieron bien con Lexapro en comparación con la terapia cognitivo-conductual, y viceversa. Los pacientes que tenían una baja actividad en una región del cerebro llamada la ínsula anterior medido antes del tratamiento respondió bastante bien a la TCC, pero mal para Lexapro; por el contrario, los que tienen una alta actividad en esta región tuvieron una excelente respuesta a Lexapro, pero lo hizo mal con la TCC

¿Qué podría explicar estas diferentes respuestas?

Sabemos que la ínsula está involucrada en la capacidad de auto-conciencia emocional, el control cognitivo y la toma de decisiones, todos ellos implicados en los problemas de depresión. Tal vez la terapia cognitivo-conductual tiene un efecto más poderoso que un antidepresivo en pacientes con una ínsula poco activa, ya que enseña a los pacientes a controlar sus pensamientos emocionalmente perturbadores de una manera que un antidepresivo no.

Este hallazgo concuerda con lo que hemos aprendido de anteriores estudios de imágenes cerebrales, que muestran que los antidepresivos y la psicoterapia comparten algunos efectos comunes, pero también tienen efectos diferentes en distintas regiones del cerebro.

Estas diferencias neurobiológicas también pueden tener implicaciones importantes para el tratamiento de la depresión, ya que para la mayoría de las formas de depresión, hay poca evidencia para apoyar una forma de tratamiento sobre otra.

Actualmente, los médicos suelen recetar antidepresivos a modo de prueba y error, la selección o la adición de un antidepresivo tras otro cuando un paciente no responde al primer tratamiento. Es raro que un interruptor clínico a una psicoterapia empíricamente probada como terapia de comportamiento cognitivo después de un paciente no responda a la medicación, aunque estos datos sugieren que esto podría ser sólo la estrategia adecuada. En un futuro próximo, podremos ser capaces de escanear rápidamente a un paciente con una resonancia magnética o PET, comprobar la actividad cerebral “huella digital” y seleccione un antidepresivo o psicoterapia en consecuencia.

Resulta que otros factores clínicos también pueden ayudar a los pacientes a mejorar el tratamiento de la depresión. Por ejemplo, existe una evidencia intrigante en que los pacientes deprimidos que tienen una historia de trauma infantil, tales como la pérdida temprana de un padre o haber sufrido abuso sexual o físico, no responden tan bien a un antidepresivo como lo hacen a la psicoterapia.

En un gran estudio, el Dr. Charles Nemeroff, entonces profesor de psiquiatría en la Emory y ahora en la Universidad de Miami, encontró que para los adultos deprimidos sin antecedentes de abuso, había una orden de clasificación clara de la eficacia del tratamiento: la psicoterapia combinada (utilizando una forma de terapia cognitivo-conductual) y un antidepresivo (en este caso, Serzone) fue superior a cualquiera de los tratamientos. Pero para los que tenían un historial de trauma infantil, los resultados fueron sorprendentemente diferentes: el 48% de estos pacientes alcanzaron la remisión únicamente con la psicoterapia, y sólo el 33% de estos pacientes respondieron solo a un antidepresivo. La combinación de la psicoterapia y un medicamento no fue significativamente mejor que la psicoterapia sola.

Una explicación de la respuesta que varía es que una historia de trauma infantil está fuertemente correlacionada con la disminución del hipocampo, una región cerebral crítica para la memoria y el aprendizaje. Tal vez si usted está deprimido con un hipocampo comprometido, necesita el aprendizaje activo que viene con la psicoterapia para vencer su depresión. Los antidepresivos solos pueden no ser suficientes.

Teniendo en cuenta la alta tasa de trauma infantil en pacientes con depresión crónica – en el estudio del Dr. Nemeroff, alrededor de un tercio con pérdida de los padres, y el 45% sufrido abuso físico – esto debe ser un factor importante en la selección del tratamiento adecuado.

Debido a que algunos pacientes responden mejor a la psicoterapia que la medicación – y viceversa – o prefieren un tipo de tratamiento sobre otro, tenemos que aprender mucho más acerca sobre los diversos tipos de psicoterapia comparado clínicamente con medicamentos, así como el efecto a nivel del cerebro.

¿Es la naturaleza inespecífica de la psicoterapia – sentirse comprendido y atendido por otro ser humano – responsable de su efecto terapéutico? ¿O serán los tipos específicos de terapia – como la TCC o la terapia interpersonal o psicodinámica – las que muestren claramente diferentes efectos clínicos y neurobiológicos en los diversos trastornos psiquiátricos?

En este momento no tenemos ni idea, en parte debido a las prioridades de financiación de investigación actuales del Instituto Nacional de Salud Mental, que favorece fuertemente la ciencia del cerebro sobre los tratamientos psicosociales. Pero estas son preguntas importantes, y se lo debemos a nuestros pacientes tratar de responder a ellos.

Texto traducido y adaptado de NYTimes



I Congreso Internacional de Psicología

I Congreso Internacional de Psicología. MéxicoLa Facultad de Estudios Superiores Zaragoza, UNAM, organiza el Primer Congreso Internacional de Psicología que tendrá lugar en las instalaciones de la Casa Club del Académico, en Ciudad Universitaria de la UNAM en la Ciudad de México D.F, con el objetivo de propiciar la reflexión sobre el estado actual de la psicología y sus tendencias a futuro.

  • Fecha: 11, 12 y 13 de Febrero de 2015, con talleres precongreso el dia 10 de Febrero
  • Lugar: CASA CLUB DEL ACADÉMICO DE AAPAUNAM.
    Av. Ciudad Universitaria 301
    Ciudad Universitaria
    Delegación Coyoacán, México D.F.

La Facultad de Estudios Superiores Zaragoza de la UNAM representa una tradición en la investigación de la disciplina psicológica en México desde hace más de treinta años.

El Colegio Académico de Psicología de esta entidad es un grupo de apoyo académico institucional conformado con el fin de favorecer el desarrollo académico de la carrera.

De este cuerpo colegiado, emana la Comisión de Investigación cuyo propósito es favorecer el desarrollo de los trabajos de investigación que se realizan en FES Zaragoza, asimismo promover el intercambio científico y profesional de diferentes ramas de la psicología a nivel nacional e internacional, por lo que surge la necesidad de organizar un evento en el que se integren conocimientos actuales y se planteen los retos de la disciplina psicológica.



La musicoterapia puede unir a las familias con problemas

vía http://www.foxnews.com/ 

Según un estudio realizado en Dinamarca, para las familias con problemas de abandono emocional, la musicoterapia puede mejorar la comunicación entre padres e hijos y los niveles de estrés.

En un pequeño ensayo, la musicoterapia tuvo un efecto positivo tanto en la comunicación verbal y no verbal entre niños descuidados emocionalmente y sus padres. Los padres que participan en la musicoterapia también perciben a sus hijos como menos estresante.

Para los niños que sufren negligencia emocional, musicoterapia puede darles la oportunidad de ser escuchado y respondido a en un lugar seguro, divertido, y el contexto no amenazante“, dijo Kate Williams, terapeuta musical y profesor de la Universidad de Tecnología de Queensland en Australia, que no participó en el estudio.

La musicoterapia generalmente implica que el terapeuta, padre y niños toquen instrumentos juntos, escuchen y discutan sobre música o jueguen a juegos musicales.

Stine Jacobsen, director del estudio, dijo que su equipo utiliza juegos interactivos en los que padres e hijos se turnaban siguiendo o liderando en uno al otro y el terapeuta simplemente porporciona “un marco musical para la familia para tratar de acercarse el uno al otro de forma no verbal, a través de la música “.

musicoterapiaJacobsen, quien dirige el programa de musicoterapia en la Universidad de Aalborg, y sus colegas reclutaron a 18 familias con niños de 5 a 12 a partir de un centro de atención de la familia residencial que actúa como una alternativa a retirar a los niños de sus padres. Todas las familias mostraron signos de abandono emocional, incluyendo la disfunción social o retraso en el desarrollo emocional.

Nueve parejas de padres e hijos recibieron el programa de tratamiento habitual del centro, mientras que los otros nueve recibieron entre 6 a 10 sesiones de musicoterapia. Los musicoterapeutas observaron la interacción entre padres e hijos y los padres informaron sobre su propio estrés y la relación de los padres antes del tratamiento, y de nuevo cuatro meses más tarde, en los cuestionarios.

Después de la serie de tratamiento, los padres que participaron en las sesiones con musicoterapia dijeron que les era más fácil hablar y entender a sus hijos, y para comunicarse de forma no verbal, que los padres que no recibieron la musicoterapia.

Los padres con tratamiento con musicoterapia también reportaron estar menos estresados por los estados de ánimo de sus hijos y con más empatía hacia ellos, en comparación con el grupo de tratamiento estándar, según informaron los investigadores en la revista Journal of Musicoterapia.

Ambos grupos de padres aumentaron sus respuestas positivas a los niños y disminuyeron las negativas, y mostraron mejoras en la crianza de la tensión y el estrés en general. Eso sugiere que la musicoterapia puede no ser más eficaz, pero tampoco era menos eficaz que la atención estándar.

Participar en musicoterapia con un terapeuta capacitado, ofrece a los padres la oportunidad de aprender nuevas habilidades para responder antes los niños, y practicar de un modo directo y real“, dijo Williams.

El equipo de Jacobsen dice que los resultados del estudio son preliminares y necesitan ser repetido con un grupo más grande. Williams también dice que no está claro si los resultados de la terapia le servirán en el entorno del hogar, aunque es probable que los beneficios continuarán más allá de las sesiones.

Las familias también pueden obtener algunos de los beneficios sin asistir a las sesiones de musicoterapia formales, dijo Williams.

Vivir experiencias musicales compartidas entre padres e hijos, como escuchar música juntos, bailar y cantar, son útiles para el desarrollo de un niño y probablemente bueno para las habilidades de crianza.

Jacobsen recomienda comenzar esta unión musical a una edad temprana. “Cantando juntos o cantar para su bebé o niño pequeño puede ser una actividad de unión muy íntimo y natural para las familias. Cuanto antes comience a interactuar de manera no verbal con su hijo de una manera significativa, antes podrá ver o sentir los beneficios“.

Texto traducido y adaptado de http://www.foxnews.com/health/2015/01/09/music-therapy-may-bring-troubled-families-together/

 



Libros. Los problemas psicológicos no son enfermedades

En octubre, salió publicado el libro “Los problemas psicológicos no son enfermedades” de Ernesto López Méndez y Miguel Costa Cabanillas, por la Editorial Pirámide (Colección: Psicología)

libro psicologia_piramideDecían los antiguos que la melancolía era una enfermedad, la «enfermedad melancólica», y que era debida a la bilis negra, una sustancia quimérica, que ascendía desde el bazo al cerebro y lo secaba, cosa que le pasó a don Quijote y por eso perdió el juicio.

En nuestros días, el modelo psicopatológico declara que muchos de los problemas como la depresión, las fobias, las disfunciones sexuales, las crisis de pánico, oír voces o los intentos de suicidio, son también una enfermedad, una patología o una psicopatología. Incluso esta declaración patológica se ha ido extendiendo, y amenaza con seguir haciéndolo, a muchas otras experiencias de la vida que nunca antes habían sido consideradas ni siquiera como problemas, sino como experiencias propias del vivir de cada día que a menudo conllevan dolor y sufrimiento, como el duelo por la muerte de un ser querido, la pérdida del deseo sexual o la falta de motivación para hacer cosas que antes nos ilusionaban.

No existe ninguna evidencia científica de que estos problemas sean una enfermedad, una patología mental o una psicopatología, ni de que estén causados por un supuesto desequilibrio de los neurotransmisores cerebrales, como tampoco lo estaba la melancolía por un supuesto desequilibrio de la bilis negra.

Declarar que una persona tiene una enfermedad porque se siente deprimida, tiene miedo a salir de casa u oye voces que le amenazan es una quimera de diagnóstico, porque asigna una enfermedad inventada y porque además expropia a esas experiencias su significado vital y hace más difícil comprenderlas y entender las vicisitudes de la vida que han llevado a las personas a vivirlas.



Guía del juguete AIJU 3.0

via infocop.es

El pasado mes de noviembre, el Instituto Tecnológico de Producto Infantil y Ocio (AIJU) –entidad sin ánimo de lucro dedicada a la investigación, la seguridad y la calidad en todos los sectores de producto infantil y ocio-, presentó una nueva edición de su Guía del juguete Aiju 3.0.

guia AIJUEl objetivo de esta Guía es el de proporcionar información detallada y útil sobre juegos y juguetes, en función de su adecuación a las necesidades lúdicas y psicopedagógicas de sus destinatarios (analizando la información desde el punto de vista experto, familiar y evolutivo del propio niño), así como ofrecer una serie de recomendaciones acerca de la importancia de desarrollar la inteligencia emocional y fomentar la confianza, autonomía e iniciativa de los niños a través del juego.

Para tal fin, se ha contado con la participación de un equipo multidisciplinar de profesionales, compuesto por psicólogos, pedagogos, educadores infantiles, técnicos en discapacidad, pediatras, sociólogos, etc., así como con la colaboración de diferentes entidades y asociaciones especializadas en discapacidad (ONCE, la CEAPAT-Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas-, ASINDOWN-Asociación y Fundación Síndrome de Down Valencia, y Equipo Especializado en discapacidad motora y atención temprana en Málaga).

Según han señalado los autores, la Guía está basada en criterios de calidad, al recomendar productos que superan un largo proceso de observación, análisis y valoración, que pasa por la observación del juego con usuarios, hasta el análisis psicopedagógico de los productos (manejabilidad, atractivo, aportación al desarrollo del bebé/niño, edad recomendada, etc.), y el estudio de adecuación a discapacidades.

De este modo, el documento se estructura en diversos apartados que se corresponden con la franja de edad a la que van destinados los juguetes, los cuales se clasifican según las 4 tipologías de juego que establece el sistema ESAR (Sistema Psicopedagógico de Análisis y Clasificación de Juguetes):

  • Juegos de ejercicio: consisten, básicamente, en repetir una acción una y otra vez, por el placer de los resultados inmediatos, como sonajeros, andadores, pelotas, bicicletas, etc.
  • Juegos simbólicos: son juegos de imitación, fundamentales para comprender el entorno que nos rodea, por ejemplo, jugar a papás y mamás, a ser médicos, héroes, etc.
  • Juegos de ensamblaje: son aquellos que incluyen piezas para construir, encajar, ensartar, apilar, etc.
  • Juegos de reglas: son los que incluyen instrucciones o normas que se deben conocer y respetar para conseguir el objetivo del juego. Pueden ser colectivos o individuales.

En cada apartado se incluye también una valoración sobre su posibilidad de uso para niños con diversidad funcional, especificando si es adecuado para niños con discapacidad motora, visual o auditiva, y señalando, en cada caso, si es necesario realizar algún tipo de adaptación para que puedan utilizarlos.

Para ver la guía completa, pincha el siguiente enlace: Guía Juguetes