Estado

Más psicólogos en los Centros de Atención Primaria

Desde el Colegio Oficial de Psicólogos de Cataluña, COPC, nos han hecho llegar un manifiesto que, desde aquí, hacemos público a todos los lectores de nuestra web.

Los Psicólogos Clínicos reclaman que las terapias psicológicas sean accesibles a todos los ciudadanos desde la Atención Primaria. 

En torno a un 30‐33% de las consultas que se realizan en Atención Primaria están relacionadas con algún problema de tipo psicológico.

El COPC pone de relieve la necesidad de implantar consultas psicológicas, sobre todo en Centros de Atención Primaria, para dar respuesta a trastornos de ansiedad, estrés y depresión, que se han incrementado con la crisis económica. Los psicólogos advierten que no tratar adecuadamente los trastornos mentales conlleva importantes pérdidas económicas derivadas de bajas laborales continuadas o de la prescripción excesiva de psicofármacos, que se ha disparado desde 2007.

El COPC alerta de la escasez de profesionales en el sistema público con una ratio que no alcanza los 4,5 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes, muy lejos de los 18 de la ratio europea y de los más de 50 de países como Alemania o Noruega.

Según un informe del Senado sobre los recursos humanos en el sistema sanitario del año 2010 hay una carencia de hasta 7.200 psicólogos clínicos.

Este déficit conlleva una sobrecarga en los médicos de familia de los Centros de Atención Primaria que, con la crisis, se han visto desbordados por el aumento de trastornos mentales con síntomas de ansiedad y depresión.

Para mejorar la atención sanitaria de los ciudadanos, el Colegio Oficial recomienda la incorporación progresiva de psicólogos clínicos sobre todo en ámbitos donde hay más déficit como en Centros de Atención Primaria, en unidades de Oncología y de Dolor, e incluso en programas de trastorno mental severo. Según los psicólogos, actualmente los trastornos mentales se medicalizan en exceso con tratamiento farmacológico.

El COPC defiende que sería más efectivo, e incluso más barato para el sistema, abordar los problemas de salud mental desde una perspectiva conjunta que combine el tratamiento médico con las intervenciones psicológicas.

Según datos de la OMS, el déficit de tratamiento de los trastornos mentales en los países occidentales se sitúa entre el 35% y el 50%, tal y como se manifestó en la 65ª Asamblea Mundial de la Salud. Los psicólogos creen que la escasez de especialistas en Psicología Clínica en España tiene uno de sus orígenes en que las plazas PIR que se ofertan cada año son insuficientes para cubrir las necesidades de asistencia psicológica. Se están ofertando anualmente una media de 130 plazas de psicólogos para todo el estado español. Y para cada plaza se presentaron más de 30 candidatos, la ratio más elevada respecto al resto de especialidades sanitarias. Por ejemplo, en el caso de las especialidades de medicina, tan sólo 2 médicos compiten por cada plaza convocada.

Son numerosos los indicadores de empeoramiento de la salud mental desde que se inició la crisis, como es el incremento de los casos de depresión o de los suicidios. En este sentido, el COPC apunta que la efectividad de los tratamientos psicológicos disminuye la necesidad de psicofármacos, evita que algunos trastornos se conviertan en crónicos, impide el colapso de los servicios de Atención Primaria y reduce las bajas laborales, con el consiguiente ahorro económico que comporta.

Además, en algunos estudios recientes, como los publicados por Irvin Kirsch en 2008, se pone de manifiesto que los fármacos antidepresivos no son más eficaces que un placebo en la mayoría de los casos y únicamente muestran efectos significativos en pacientes con una depresión severa.

El tratamiento inadecuado de estas patologías conlleva una pérdida de tiempo e incluso una cronificación del trastorno que se podría evitar si el tratamiento médico se complementara con terapias psicológicas en el Sistema Nacional de Salud español.

Minientrada

El mito de las emociones positivas

vía psychologytoday.com

psicologia positivaCada minuto del día, los seres humanos experimentan emociones: una cierta cantidad de energía (alto-bajo) y valencia (negatividad-positividad). No somos pasivos cuando aparece una emoción. A menudo controlamos lo que sentimos y decidimos si otro estado sería más deseable.

Hay una gran cantidad de investigaciones sobre la importancia de la regulación de las emociones negativas. Existe una evidencia de que intentar evitar la expresión de emociones negativas o pensar sobre lo que significan puede aumentar la vulnerabilidad de una persona a padecer un trastorno psicológico (ver enlace).

Mucho se ha dicho acerca de la voluntad de reducir las emociones negativas y aumentar las emociones positivas. Pero, ¿es este siempre así?

Aquí empieza el MITO # 1 de Kashdan y cia.: 
La gente sólo quiere aumentar sus Emociones Positivas

Cuando se introduce el tema de las emociones positivas, la discusión a menudo se traslada al concepto de bienestar, como la frecuencia de las emociones positivas (por ejemplo, alegría, interés, amor, tranquilidad) se incluye en la mayoría de las definiciones de la felicidad (enlace externo) . Desafortunadamente, el valor de las emociones positivas se extiende más allá de lo que es la felicidad.

La mayoría de las teorías sobre la regulación de las emociones suponen que el motivo principal que da forma a la conducta humana es el deseo de maximizar el placer y minimizar el dolor. Esto incluye la noción que el dolor es malo, algo a evitar.

Y sin embargo, renunciar a las emociones positivas a corto plazo a menudo es útil para adquirir otras emociones mayores, las emociones positivas sostenibles.

Por ejemplo, resistir la tentación sexual en la primera cita podría permitir una mayor amistad, lo que garantiza una relación sana a largo plazo.

Los investigadores han especulado acerca de cómo las personas gestionan sus emociones positivas. La teoría de la motivación sostiene que los seres humanos no son un grupo homogéneo. Cada uno de nosotros da prioridad a ciertos valores que, a su vez, guían nuestro comportamiento.

Esta teoría dice que, en lugar de asumir que todo el mundo desea alegría, entusiasmo o calma emocional, considera otros motivos que explican por qué alguien actúa de la manera como lo hace, a través de:

  1. la curiosidad, el deseo de conocimiento y experiencia,
  2. el honor, el deseo de ser leal al grupo o la comunidad,
  3. la actividad física,
  4. la independencia, el deseo de autosuficiencia, o
  5. el idealismo, el deseo por la justicia social.

Con la esperanza de vivir en armonía con estos valores, en un momento dado, alguien puede estar interesado en un sentimiento positivo o mostrar una preferencia explícita a sentir algo negativo.

Una reciente investigación apoya la premisa de que los seres humanos están motivados para sentir más positividad. En un estudio de 7 días con adultos alemanes informaban sobre sus objetivos personales: el 15% de los participantes tenía el deseo de mantener y mejorar las emociones negativas o amortiguar las emociones positivas. Este trabajo sugiere un enfoque funcional de las emociones donde la gente, la mayoría de las veces, puede que desee sentirse bien, pero hay un deseo de sentirse menos positivo o más negativa cuando estas emociones sean particularmente útiles.

Hay situaciones en las que sentirse ligeramente descontento con los resultados es más adaptativo que sentirse momentáneamente feliz.

La investigación experimental ha encontrado que cuando se induce a alguien sentimientos de tristeza, en lugar de felicidad, se comportan de manera menos egoísta, produce mensajes más detallados y persuasivos para el público, recuerda con mayor precisión situaciones emocionalmente provocativas, y son más capaces de detectar el engaño.

Cuando estamos en un mal estado de ánimo, tendemos a estar atentos a los pequeños cambios del ambiente y se activa la transformación profunda, analítica.

Parece que muchas personas son conscientes de los beneficios que ofrece la menor positividad y más negatividad.

Nuestras emociones señalan lo que es importante que atender en el ambiente y cómo comportarse mejor en una situación particular. Para entender la motivación humana, hay que ir más allá de la creencia errónea de que la gente prefiere sensaciones agradables sobre emociones desagradables, como regla general y acabar reconociendo que la gente puede usar todos los estados emocionales para mejorar su rendimiento.

SÉ consciente situacionalmente

SÉ emocionalmente ágil

y alcanza tu potencial, una y otra vez

Traduido y adaptado de psychologytoday.com sobre: Kashdan, T.B., Young, K.C., y Machell, K.A. (en prensa). Positive emotion regulation: Addressing two myths.

Del miedo infantil al niño tirano

En la web http://counsellingresource.com/ se publicó un artículo del Dr. George Simon sobre la conversión de los niños con miedo infantil a niños tiranos. Os dejamos con el artículo adaptado y traducido. Esperamos vuestros comentarios!

miedo infantilSegún las estadísticas facilitadas por el Instituto Nacional de Salud Mental, aproximadamente el 18% de los adultos y el 25% de los niños y adolescentes han experimentado ansiedad debilitante (condición de hacerse débil o incapaz) en algún momento durante su vida. Y una proporción significativa de estas personas en algún momento han sido diagnosticados con un Trastorno de Ansiedad (fobias, ataques de pánico, TOC, TEPT…) como para afectar a su capacidad de funcionar de forma adaptativa en casa, colegio o trabajo.

El miedo que incapacita puede convertir al niño en cruel, no sólo al que experimenta el miedo sinó también a otros miembros de su familia.

La mayoría de nosotros lucha con los temores de un tipo u otro. La mayor parte del tiempo, aprendemos a vivir con esos miedos o a superarlos en un grado que podemos manejarlos, por lo que no nos causa demasiado caos en nuestras vidas. Pero, a veces, el miedo de una persona puede tener un carácter paralizante, y cuando sucede, vivir con ese miedo mucho tiempo es como vivir con un tirano, es decir, una persona exigente que busca influir en la acción del otro.

Por otra parte, cuando alguien en una familia está bajo el ataque de un niño con miedo, no es raro que los otros miembros de la familia sientan como sus vidas se rigen bajo esa tiranía también. Y cuando, con buena intención, se intenta tratar a la persona que tiene el miedo, otros sin darse cuenta “permiten” que ese temor persista o incluso augmente, y el sentido de vivir bajo la tiranía se hace aún mayor.

Con los años el Dr. George Simon ha encontrado a cientos de niños que han luchado con varios de sus temores y ansiedades. Muchos niños parecen pasar por etapas donde varios temores emergen o predominan, por lo que luchar con temores es en muchos sentidos una parte normal del desarrollo.

A veces los niños se bloquean en las garras de un miedo infantil extremo y paralizante, y cuando lo hacen, pueden convertirse en tiranos virtuales en su propio hogar.

Por ejemplo:

  • Un niño que pasa por una etapa de tener miedo a los insectos voladores podría terminar arruinando un picnic planeado en el parque para toda la familia.
  • El miedo infantil a los animales podría poner un freno real en una excursión al circo.
  • Un niño que tiene miedo a los paseos podría hacer de un día en el parque de atracciones de una experiencia de pesadilla para el resto de la familia, por sus rabietas y conductas de evitación.

Cuando el miedo infantil paraliza, casi todo el mundo conectado a ese niño se ve afectada, y la vida se vuelve difícil para todos. Es análogo a lo que sucede en las familias donde un miembro es adicto y que la adicción termina dirigiendo la vida de todos los demás en la familia (este es el verdadero significado de la expresión “codependencia“).

Pero hay muy buenas noticias: la ansiedad y el miedo infantil son algunos de los problemas psicológicos más tratables. Hay varios enfoques “probados científicamente” con buenas tasas de éxito.

miedo infantil_oscuridadUn aspecto común a los enfoques más exitosos es la EXPOSICIÓN. Para superar el miedo, el niño debe enfrentarse a él, ya sea de un miedo difícil de identificar (que es lo que la ansiedad se trata) o de un miedo de una cosa o situación en particular (en este caso, que comúnmente se aplica la etiqueta fobia). La exposición permite exponerse, repetidamente, al propio miedo que por lo general se trata de evitar/escapar y permite experimentar que las terribles consecuencias que podría haber imaginado, no ocurren de modo que se reduce o incluso elimina finalmente la respuesta de miedo.

Ahora bien, conseguir a alguien para hacer frente a lo que se prefiere evitar es un reto, así que, por lo general, esto se hace “de manera sistemática”, poco a poco acercando a la persona a la exposición al miedo.

Hay otros métodos de exposición que utilizan un enfoque más inmediato e intenso, como las técnicas de “inmersión” e “inundación” (exposición directa con aquello temido). Mientras que los adultos pueden tener los recursos para manejar esta “terapia de shock”, los niños son susceptibles de ser traumatizados aún más por ellos, aumentando su miedo general. Es natural para cualquier niño se resista a cualquier esfuerzo por exponerse, sobre todo al principio: por eso es tan importante empezar poco a poco y reforzar sus éxitos en cada pequeño paso.

Tal vez la parte más difícil de ayudar al niño a superar sus miedos es ocuparse también de cómo los otros miembros de la familia han llegado a “activar sin querer” el miedo infantil del hijo, para evitar las cosas que siempre han sido desagradables.

Ayudar al niño para superar un miedo debilitante requiere demostrar amor en estado puro: dejar claro cuánto te importa sin olvidar no reforzar algo por lo que temer o que la mejor manera de sentirse seguro es evitar la situación de los miedos infantiles.Y eso es exactamente lo que sucede cuando las personas sucumben a los caprichos del niño temeroso.

Los niños que superan sus miedos y fobias con el tratamiento adecuado a menudo reciben otros refuerzos positivos. A medida que se enfrentan cada vez a más situaciones que están propensos a evitar sin la parálisis previa, por lo general ganan tanto en seguridad, autoeficacia, tranquilidad, autoconfianza. Los demás miembros de la familia experimentan también beneficios similares y positivos. Al no estar controlados por el miedo infantil del que una vez que plagaron el niño, ahora están liberados de las garras de la tiranía.

Enlace

Depresión y suicidio (III)

A raíz del accidente aéreo de Germanwings se ha desatado una serie de preguntas sobre el por qué ese copiloto tuvo el permiso para volar sabiendo, hoy, su historial de depresión. ¿Por qué llevar consigo más de 100 vidas en su acto suicida?

www.safe.org es la web de una organización dedicada a la prevención del suicidio. SAVE fue una de las primeras organizaciones en EEUU dedicadas a la prevención del suicidio y fue miembro co-fundador del Consejo Nacional para la Prevención del Suicidio.

Esta web se basa en el fundamento y la creencia de que el suicidio ya no debe considerarse como un tema oculto o tabú y que a través de la sensibilización y la educación del público, podemos salvar vidas.

Os dejamos aquí un fragmento de su web (traducido y adaptado) sobre la relación depresión y suicidio.

¿Por qué las personas se suicidan?

Desafortunadamente, no hay una respuesta simple a esta pregunta tan compleja. Las personas mueren por suicidio por múltiples razones. Sin embargo, la mayoría de las personas que acaban con su vida (un 90%) padecen una enfermedad y consumen alguna sustancia en el momento de su muerte. Ellos no estaban enfermos, sus cerebros sí.

Con demasiada frecuencia pensamos que Seguir leyendo

Enlace

I Congreso Internacional de Psicología y Psicoterapias Humanistas

Los días 19, 20 y 21 de noviembre de 2015 se celebrará el I Congreso Internacional de Psicología y Psicoterapias Humanistas, como lugar de encuentro inclusivo e integrador.

  • Lugar: Facultad de Psicología Blanquerna, Universidad Ramón Llull (Carrer Císter, 34, Barcelona)
  • Dirigido a: psicólogos, psicoterapeutas, médicos, otros profesionales sanitarios, educadores, pedagogos, filósofos… y cualquier persona interesada por el movimiento de la Psicología y las Psicoterapias humanistas
  • INSCRIPCIONES ABIERTAS
  • Ponentes principales:

La Psicoterapia Humanista se ha caracterizado, desde sus inicios, por su respeto a la diversidad y pluralidad de tendencias teóricas y metodológicas que albergaba bajo su manto y fuera de él. Este hecho habla sin duda de la riqueza que sostiene, pero, en ocasiones, ha derivado en una gran dispersión entre sus componentes.

Congreso Internacional terapias humanistasActualmente, vivimos un momento en nuestra disciplina de un creciente afán integrador, quizás debido a la experiencia de que ninguna teoría, por potente que sea, puede abarcar al “ser humano”.

Estos “límites de la experiencia”, como apuntaba Romano Guardini, pueden ayudarnos a crecer, de forma sana, como disciplina. Y creemos firmemente, que en este momento, el Movimiento de la Psicología Humanista tiene mucho y bueno que decir.

Este I Congreso Internacional de Psicología y Psicoterapias Humanistas tiene como objetivos generales para este encuentro, los siguientes:

  • Difusión entre profesionales de la psicoterapia y otros profesionales, tanto de la salud mental como de otras áreas, de las aportaciones en diferentes ámbitos de la Psicología Humanista.
  • Fomentar el intercambio de aportaciones científicas en el ámbito de la Psicología Humanista.
  • Motivar la investigación entre profesionales de la psicoterapia.

Empatía

Amparo Calandín nos habla de la “Empatía: Ponte en el lugar del otro“, uno de los conceptos más trabajados sobre Inteligencia Emocional y que se incluye necesariamente en las charlas sobre Crecimiento Personal, formación en Habilidades Sociales, talleres de autoestima, etc.

por Amparo Calandin
Psicóloga (Valencia)

Uno de los aspectos que más trabajamos en las sesiones de psicología es la EMPATÍAcomunicacion.

Muchas personas presentan problemas de habilidades sociales y una de las dificultades que más afectan es que les cuesta mucho ponerse en el lugar de los demás y esto hace que sean demasiado inflexibles e incluso autoritarios.

La empatía es esa capacidad cognitiva que tenemos para percibir, en un contexto mutuo, lo que otra persona puede sentir.

También podemos definirla como ese sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad de la de otra.

Las personas con una capacidad mayor de empatía son las que mejor saben “leer” e “interpretar” a los demás.

Son capaces de captar gran cantidad de información sobre otra persona a partir de su lenguaje no verbal, de sus palabras, del tono de su voz, de su postura, de expresión facial, etc. Y en base a esa información, son capaces de Seguir leyendo