Apuesta por ti

La psicología del chocolate

Hoy, lunes de Pascua, en muchas regiones del mundo, es uno de los días más esperados. La razón: el chocolate. ¿Y qué tiene que ver la psicología del chocolate? Hemos leído este artículo del http://www.medicalnewstoday.com/ que queremos compartir con todos vosotros en este día dulce, titulado “la psicología del deseo por el chocolate”

chocolate pascua

chocolate pascua

El chocolate es el alimento más anhelado. Las personas reconocen fácilmente ser ” adicto al chocolate ” o voluntariamente se etiquetan como ” adictos al chocolate.

Una explicación popular para esto es que el chocolate contiene los ingredientes que mejoran el estado de ánimo (psicoactivas) que le dan un atractivo especial.

La evidencia y la lógica, sin embargo, encuentran poco apoyo a esta teoría.

Las sustancias presentes en el chocolate, destacadas como farmacológicamente significativas (serotonina, triptófano, feniletilamina, tiramina y cannabinoides) existen en concentraciones más altas en otros alimentos con menos atractivo que el chocolate.

El profesor Peter Rogers, de la Universidad de Bristol (Reino Unido) explica: ” La explicación más convincente está en nuestras actitudes ambivalentes hacia el chocolate: muy deseado por un lado pero sabemos que se debe consumir con moderación (saber bonito pero travieso). Nuestro deseo no satisfecho de comer chocolate, como consecuencia de la moderación, nos hace experimentar el deseo, que a su vez se atribuye a ‘ adicción ‘ “ .

Una observación adicional es que el chocolate que más se prefiere es el chocolate con leche o la confitería cubierta de chocolate. Estos contienen una menor cantidad de sólidos de cacao, y por lo tanto una menor concentración de compuestos potencialmente psicoactivos que el chocolate negro que no se desea tanto.



La labor del psicólogo

Garra Rufa” es un breve corto que nos muestra de una forma metafórica cómo es la labor del psicólogo y lo importante que es su labor. Esperamos que os guste



escribir como técnica terapéutica

José Ramón Díaz Martínez nos habla en su blog de cómo estar bien con uno mismo desde la escritura. En actualpsico nos ha parecido muy interesante compartir con los lectores esta extenso artículo en 3 partes. Este post es la primera parte, a modo de introducción y consejos de cómo escribir como técnica terapeútica. Esperamos que lo disfrutéis tanto como nosotros y esperamos vuestros comentarios.

por José Ramón Díaz Martínez

escritura terapéutica

Escribir posee una capacidad terapéutica que han intuido desde siempre los escritores de todos los tiempos. Su parte racional, ligada al lenguaje, y su parte artística, creativa y emocional, le confiere la propiedad única de aunar estas dos facetas del ser humano.

Gracias a la escritura, la persona es capaz de estructurar su pensamiento, desahogar estas emociones cuando le desbordan, tomar distancia sobre lo que le ocurre, descubrir sus recursos personales, y reflexionar sobre sus deseos, sus relaciones o sus conductas.

José María Calleja dice: “Escribir tiene algo de terapéutico. Escribir responde a la necesidad, para algunos ineludible, de contar; de contar historias, de elegir bien las palabras que mejor sirvan para contarlas; de contar aquello que uno ve, siente, lee, imagina, vive. Escribir es contar lo que uno necesita contar: contarse a uno mismo o contar a los otros. Pero escribir puede servir, además, para tratar de organizarse la cabeza, para saber lo que le pasa a uno, para volcar algo que de otra forma le quemaría dentro, para salir de un agujero. Digámoslo ya: escribir puede servir para ahorrarse el diván.”

Escribir nos conecta con nuestro “yo” más profundo y se convierte en un sincero ejercicio de autoconocimiento. A través de las palabras concretamos las emociones que hay en nuestro interior. Al escribir aprendemos a explorarnos; pero sobre todo, a materializar la deseada transformación personal.

Escribir las más íntimas reflexiones es un acto terapéutico y un antídoto para la insatisfacción o el sufrimiento. La escritura se convierte entonces en una profunda práctica espiritual.

Si vamos a empezar a escribir, un buen comienzo es saber por qué voy a escribir –aunque no es el único comienzo – Hay muchísimos autores que en algún momento, bien por haber sido entrevistados, bien porque han querido hacer un pequeño autoanálisis, han escrito sus razones para escribir.

Benedetti en su libro “Variaciones sobre el olvido” nos cuenta ciertas respuestas como la de José Donoso: “Escribo para saber por qué escribo”, Fred Uhlmann dice: “Escribo por necesidad”, García Márquez responde: “Escribo para que mis amigos me quieran más”.

En el fondo no sabemos por qué escribimos lo que sí sabemos es el enorme placer que produce la escritura y el gran alivio que ofrece como terapia.

“Escribir es una catarsis, que le permite a nuestros fantasmas, esos que nos habitan y nos asustan, salir para siempre. Nos permite también guardar en un cofre nuestros más preciados recuerdos, desde el olor a mango maduro de nuestra casa materna, hasta aquella canción con la que nos enamoramos. Escribir es la posibilidad de crear el mundo que deseamos en el momento en que queramos. Carla Ramírez Brunetti”

Lo único que hace falta para empezar es un cuaderno y un bolígrafo, o hacer uso de las nuevas tecnologías, como el ordenador. Lo normal es que el que escribe elija el espacio y el instante que desee.

Tómese un tiempo para escribir. La privacidad y comodidad son fundamentales. Use al menos 20 minutos para su ejercicio diario. Si no se siente muy inspirado un día no se desanime, continúe el ejercicio. No censure su texto, escriba lo que quiera y sienta, no tiene ataduras de ningún tipo.

No se preocupe por la ortografía, ni por la gramática, lo que nos interesa es dejar fluir la información interior hacia fuera.

Seria importante llevar siempre una libreta encima donde podamos anotar, pensamientos, sucesos que nos pasan, o los debates internos que experimentamos, para luego una vez en casa y más tranquilos podamos escribir más detenidamente.



IX Congreso Iberoamericano de Psicología

IX Congreso Iberamericano de Psicología

IX Congreso Iberamericano de Psicología

Los días 9 al 13 de septiembre de 2014, en Lisboa (Portugal), se celebra el IX Congreso Iberoamericano de Psicología, bajo el auspicio de la Federación Iberoamericana de Asociaciones de Psicología.

También se celebrará en conjunto con el 2º Congreso Nacional de la Ordem dos Psicólogos Portugueses.

Si eres profesional de la psicología y estás interesado en asistir a este congreso, aún puedes inscribirte a través del formulario de inscripción en la web del IX Congreso Iberoamericano de Psicología.

Hasta el 15 de junio tienes descuentos importantes.

Más información en la web del IX Congreso Iberoamericano de Psicología http://www.fiapopp2014congresso.pt/



El lado positivo de ser introvertido

por Gabriella de la Fuente

Si con frecuencia te encuentras sumido profundamente en tus pensamientos y te agrada la soledad y la quietud; prefieres conversaciones profundas en vez de fiestas ruidosas y las muchedumbres te roban energía, es muy probable que seas una persona introvertida.

Quizá te sientas confundido pues interpretas la introversión como timidez, y no es así.

  • La timidez es querer evitar el socializar por inseguridad o aprensión, manifestando miedo por la expectativa del juicio social.
  • La introversión es totalmente consciente e incluso disfrutada.

De la misma manera, los introvertidos pueden tener autoconfianza, ser sociables e inspiradores. Si por nombrar a personas conocidas se trata, podríamos mencionar a Mahatma Gandhi y Albert Einstein.

timidezSer “introvertido“, en una sociedad que pareciera estructurada exclusivamente para extrovertidos, pareciera que fuese algo malo.

Pero según Susan Cain, autora del libro “El poder de los introvertidos en un mundo que no puede parar de hablar”, aproximadamente un 40% de los seres humanos son marcadamente introvertidos (contra un 40% de extrovertidos y un 20% de personas “intermedias“). Un número difícil de desestimar.

¿Acaso hacerse notar es la única forma de tener éxito? de ninguna forma. De hecho, antes debes formarte. Éstas son las principales ventajas de ser introvertido:

  1. Les es más fácil concentrarse en la lectura: La mayoría de los introvertidos prefieren una noche pegados a un buen libro que una discoteca. ¿Y cómo se puede formar alguien si no lee? las grandes ideas no surgen de la nada, requieren preparación y poder acumular el conocimiento que te permita añadir todos los ingredientes al caldo creativo.
  2. Son callados (y escuchan): Cuando un introvertido habla, generalmente no lo hace a la ligera; la mayoría del tiempo prefiere estar callado, aunque nunca al margen. No le da miedo intervenir pero no justifica romper el silencio sin aportar algo valioso a la conversación (si encuentra el momento y la razón oportunos, quizá hable por horas). Esto se agradece, pues de por sí vivimos en un mundo lleno de mensajes vacíos y sin dirección alguna. Y ya sabemos la importancia de escuchar.
  3. Son considerados serios y comprometidos con sus ideas: No puedo evitar acordarme del cuento de Pedro Emilio Coll “El diente roto“, que por supuesto es una cómica exageración de cómo puede sobrevalorarse a una persona callada. ¡Y vaya que esto es una ventaja para su imagen! ¿Acaso esas personas que no paran de hablar terminan por ser inoportunas e inclusive fastidiosas? En todo caso, hay que tener un poco de equilibrio. Y por si eso fuera poco…
  4. Son más sensibles: Contrario a lo que parezca evidente, las personas que se mantienen alejadas y serenas no son frías (y tampoco creas que las que se desviven en manifestar todo lo que sienten, inclusive en esas desgarradoras declaraciones por el Facebook, son muy emotivas). Basta con saber que no pocas obras literarias cuya intensidad ablanda hasta el alma más pétrea han salido de una profunda introspección, de ese comulgar con las propias emociones, de aceptarlas, digerirlas y proyectarlas en letras.
  5. Le sacan provecho a la soledad: Para un introvertido la soledad significa recargar las baterías; difícilmente notará que se siente solo pues más bien su mente estará sintonizada en aprovechar ese tiempo lejos del bullicio cotidiano.


Psicotrampas y psicosoluciones

El referente en el modelo de Terapia Breve Estratégica, Giorgio Nardone, ofrece un seminario titulado “Psicotrampas y psicosoluciones” donde se expondrán todas las modalidades de pensamiento fruto de las percepciones, convicciones y creencias, que cuando se aplican de un modo rígido llevan a la construcción primero de psicotrampas y más tarde de patologías psíquicas y comportamentales.

Fecha:  dominogo, 6 de abril de 2014
Horario: 9,30h a 19,00h
Lugar: Hotel Catalonia Berna, Roger de Llúria, 60. Barcelona (España)

Los participantes verán que para cada una de las “psicotrampas del pensamiento” corresponde una psicosolución, que en muchos de los casos podría ser definida como “psicoprevención”, ya que se trata de indicaciones sobre como evitar cavar la fosa bajo nuestros pies para después caer dentro. Posteriormente se tratarán las “psicotrampas de la acción” donde las “psicosoluciones” tienen que ver con los modos de salir de la trampa.

En orden de guiar a los pacientes a una plena y duradera curación, desarrollaremos detalladamente las técnicas, las maniobras y las estrategias del Modelo de Terapia Breve Estratégica, para guiar al terapeuta, paso tras paso, a reestructurar las percepciones, a cambiar los pensamientos y las acciones de sus pacientes transformándolos de insanas en adecuadas y adaptavas modalidades de gestionar la realidad.

El programa del seminario consta de 3 grandes partes.

  1. Las psicotrampas: cómo construimos lo que después padecemos
    • Las 7 psicotrampas del pensamiento
    • Las 8 psicotrampas de la acción
    • Cómo se identifica una psicotrampa patológica
  2. Las combinaciones patológicas versus las psicosoluciones
  3. Demostración práctica con los participantes

 

Más información del programa e inscripciones aquí



Fobia a los ruidos fuertes

Exactamente, no recuerdo muy bien el momento ni el lugar. Mi mente no lo quiere saber. Si sé que, cuando era pequeña, un día de San Juan mis padres y yo fuimos a ver las hogueras y la fiesta, en una plaza de no sé donde. No recuerdo más. Desde ese día tengo un miedo tremendo a los petardos, y en consecuencia, a cualquier ruido fuerte (globos, explosiones, portazos repentinos). Son tanto el miedo a que exploten petardos cerca de mi que, semanas antes de la verbena, ya me pongo nerviosa con la “cuenta atrás” y días antes voy poniendo excusas en el trabajo para así no salir de casa y, si no hay más remedio, aligero el paso y mi ipod con música alta me acompaña a todos lados.  

Amparo Calandín, psicóloga y valenciana (fallas, fuego, ruido, petardos),  nos explica en su blog que es la ligirofobia y cuáles son sus síntomas

¿Qué es la ligirofobia?

La ligirofobia es un miedo irracional a los ruidos fuertes, agudos, normalmente repentinos, como los de las explosiones. Las personas que sufren esta fobia no pueden soportar el estallido de un globo, de los petardos, de cohetes, …

Dependiendo de la intensidad de la fobia, ni siquiera pueden estar en presencia de globos hinchados por temor a que exploten de repente.

A pesar de que es la fobia a los ruidos fuertes es una fobia frecuente, no es muy conocida porque quien la padece puede hacer una vida normal casi todo el año, aunque esté permanentemente huyendo de situaciones que le pueden provocar el pánico. Esa facilidad para sortear globos y petardos hace que, generalmente, no traten de curarse y vivan acostumbrados a su fobia, aunque eso sí con un nivel de ansiedad bastante elevado.

Las personas que sufren fobia a los ruidos fuertes , temen y sienten nerviosismo, en numerosas ocasiones, al ser invitados a alguna reunión social, ya que la mayoría de las veces en estas hay globos y petardos, ellos sienten que en cualquier momento pueden estallarles. Las Fallas, bodas, fiestas patronales y celebraciones parecidas a éstas, representan para ellos miedo y angustia porqué en estos acontecimientos suelen estar presentes sus estímulos temidos. Muchos ligirofóbicos catalogan estas ocasiones como un “sin vivir”.

La llegada de las Fallas y los días previos a estas fechas, supone para todas las personas afectadas por ligirofobia un auténtico martirio. Simples o complejas explosiones provocan una gran tensión y estado de ansiedad significativamente elevado, impidiendo en la mayoría de los casos realizar una vida normal y quedándose encerrados en casa sin poder salir.

Síntomas

miedo a los ruidos fuertes

miedo a los ruidos fuertes

La fobia a los ruidos fuertes, como hemos mencionado anteriormente, es un fenómeno bastante común que irrumpe en la vida de algunas personas. Semejante condición puede llevarlos a presentar ataques de pánico u otros serios inconvenientes.

Algunos de los síntomas típicos de la ligirofobia son: respiración entrecortada u acelerada, latidos irregulares, tendencia a transpirar más de lo habitual, sentimientos de malestar y sensaciones de alarma o ansiedad.

Las personas con fobia a los ruidos fuertes y ante la presencia de ellos reacciona de formas distintas, puede aparecer:

  • Bloqueo de los pensamientos
  • Aumento de los latidos del corazón
  • Ahogo o sensación de falta de aire
  • Deseos de huir de la situación
  • Enrojecimiento
  • Sudoración
  • Dolor en el pecho

Son muy dispares y variadas las conductas de seguridad que pueden utilizar, entre ellas encontramos: Llevar los cascos con la música excesivamente elevada, evitar calles o lugares, andar más deprisa, taparse los oídos no salir de casa e ir en coche aunque sea cerca…

- Lee más en : http://coleparapadres.blogspot.com.es/2014/02/fobiaruidosfuertes.html